denison

Congreso CREA 2017: Pensando en el ambiente del futuro

CREATech reunió a los especialistas más destacados en cuestiones climáticas e hídricas y brindaron un abanico de opciones para los productores argentinos.

En la ciudad de Córdoba se está desarrollando el congreso CREATech, que convoca a diferentes especialistas en los temas que a los productores argentinos afecta, donde muestran avances investigaciones e innovaciones en cada área.

Que la población mundial crece vertiginosamente y demanda una mayor producción de alimentos no es novedad, pero uno de los elementos a tener en cuenta es el cambio climático y el cuidado de los ambientes.

PENSAR DISTINTO

Es por esto que en el panel “Ambiente y cambio climático” de CREATech, Traci Houpapa, directora ejecutiva de la empresa agropecuaria Landcorp de Nueva Zelanda, explica: “Vivimos en tiempo de cambios exponenciales donde la dinámica es lo continuo. Si no estamos en la máxima velocidad, vamos a quedarnos atrás”. Al mismo tiempo aseguró que “Se nos pide por parte del planeta que pensemos de una manera más amigable y sostenible, y también se nos pide a los consumidores ver de qué manera se pueden ofrecer más alimentos saludables”.

En cuanto a la visión que tiene de nuestro país, Houpapa describe: “Ustedes están reconstruyendo el país y se están reconectando con el resto de las naciones del mundo. La pasión, la valentía y la integridad van a garantizar que ustedes, como argentinos, lleguen a liderar un país, así como nosotros lo hacemos en Nueva Zelanda. Es importante tanto para ustedes como para el mundo en su totalidad que puedan lograrlo”.

EL AMBIENTE DEL FUTURO

Ford Denison, investigador de la Universidad de Minnesota, sostuvo su charla sobre el eje de los ambientes y su cuidado: “Si podemos copiar a la naturaleza vamos a poder usar una menor cantidad de insumos para producir”, explicó. Además, sostuvo que el problema generado por el surgimiento o aparición de malezas y plagas resistentes tendrá una tendencia creciente. “El desarrollo de cultivos tolerantes a dicamba es una solución de corto plazo, porque sabemos que aquellas malezas que ya son resistentes al glifosato no van a tardar en volverse resistentes al dicamba”.

A modo de recomendación, Denison arrojó: “Incrementar la diversidad espacial y temporal de cultivos es un factor fundamental para reducir la presión de malezas, plagas y enfermedades. Algunas plagas pueden adaptarse a ciclos bianuales, con lo cual eso debe ser tenido en cuenta al momento de diseñar rotaciones agrícolas. Si nadie cultivara maíz, las plagas del maíz se eliminarían en dos o tres años”, añadió.

SERVICIOS ECOSITÉMICOS

“En la Argentina apenas cuatro productos explican el grueso del valor de la producción local: soja, trigo, maíz y carne bovina. Pero eso debe cambiar”. Así lo indicó Osvaldo Sala, profesor titular en la Escuela de Biología de Arizona State University.

En EE.UU., explicó Sala, la cantidad de cabezas de ganado bovino bajó drásticamente en los últimos años al tiempo que la producción de carne vacuna aumentó. “Eso se debe a la intensificación: la mayor parte de la producción ya no se hace en sistemas naturales”.

EE.UU. exporta anualmente cuatro millones de toneladas de fardos de heno, lo que se debe a la caída de la demanda interna de ese producto. “Se requiere menos recursos forrajeros, dado que hay menos cabezas de ganado. Al analizar la realidad Argentina, en cambio, se observa que la producción ganadera está mucho más pendiente de la oferta de forraje”.

Para sobrevivir, Argentina deberá pasar de cuatro a cuarenta productos. ¿Cuáles serán en el futuro esas nuevas alternativas? Una de ellas, que cada día cobra más importancia, explicó Sala, es el valor generado por los servicios ecosistémicos.

SISTEMA ALIMENTARIO, NO PRODUCTORES DE ALIMENTOS

“En la actualidad muere más gente por mala alimentación que por falta de alimentos”. Con esa frase comenzó su disertación Walter Baethgen, investigador de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

“Cerca de 800 millones de personas en el planeta se van a dormir cada noche con hambre. Pero conviven en el mundo con 2000 millones de personas que tienen sobrepeso, de las cuales la mitad son obesas”, explicó Baethgen.

Para el especialista, la conclusión es que no debemos vernos como simples productores de alimentos, sino como parte de un sistema alimentario integral, ya que “de esa manera, podremos capitalizar las oportunidades que nos depara el futuro”.

¿Cuáles son esas oportunidades?

“Lo primero que hay que entender, es que el mundo está cada vez mejor y eso hace crecer exponencialmente la demanda de alimentos”, dijo.

LAS OPCIONES DE ARGENTINA

Ángel Menéndez, profesor de la Facultad de Ingeniería de la UBA y especialista en temas hídricos, desafía a todos al aclarar que “los productores argentinos deben adaptarse y estar preparados para enfrentar situaciones extremas”.

El investigador señaló que entre las acciones que se pueden hacer para mitigar los problemas generados por los excesos hídricos se pueden incluir las obras hidráulicas, cambios en el uso del suelo, gestión de pronósticos y adaptación a condiciones extremas.

“Con las obras se puede lograr que algunas zonas no se inunden o que se inunden menos ante ciertos eventos de magnitud pequeña o mediana, pero estas obras no pueden ser hechas en forma aislada: hace falta un plan maestro por cuenca”, explicó el especialista.

En cuanto al manejo de uso del suelo, la introducción de cultivos de servicio, rotación con pasturas o forestación puede contribuir a evitar crecimientos excesivos de los niveles de las napas freáticas. El uso de pronósticos de mediano plazo para la toma de decisiones, según Menéndez, puede ser útil, pero exige una actualización periódica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agrofy News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *