screenhunter_975_nov._22_08.32_0

CONINAGRO presentó un libro para analizar el futuro del campo y la política

En el libro se analiza los temas transversales de la actividad productiva agrícolo-ganadera y presenta propuestas para el desarrollo del sector.

El salón del Hotel Grand Savoy de Rosario fue el escenario elegido por la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (CONINAGRO) para presentar la tercera edición del libro “El Campo y la Política III”(las dos anteriores fueron en 2011 y 2015 en período electoral nacional), disponible en versiones tanto impresa como on line, contribuyendo con análisis y propuestas concretas al desarrollo del sector agroindustrial e impulsando políticas para el futuro.

Acciones para los nuevos paradigmas es el lema bajo el cual el documento elaborado por los economistas de la entidad cooperativa ofrece una mirada multidisciplinaria de 17 temas transversales a toda la actividad productiva agrícolo-ganadera: competitividad, infraestructura, financiación, impuestos, propiedad intelectual, educación, juventud, bioenergía,  manejo de suelos, y cada una de las economías regionales. “Somos cerca de 20 mil productores y 800 cooperativas que trabajamos en un proceso de participación continuo dando un formato que lo pueda leer cualquier persona”, remarcó uno de los autores.

Uno de los aspectos más alarmantes del informe es que a la hora de identificar la situación de cada una de las 18 producciones relevadas, CONINAGRO elabora un tablero de indicadores en el que demuestra que tan sólo cuatro de ellas (granos, bovinos, porcinos y maní) presentan una condición de “prosperidad” o de “crecimiento”. En pos de revertir esta situación, el trabajo de la entidad ofrece un conjunto de políticas que el Estado, junto con los privados, debería llevar adelante con la finalidad de lograr previsibilidad para producir más y mejor “es opinable y discutible”, remarcó el vicepresidente de Coninagro, Egidio Mailland dando puntapié a la presentación.

En cuanto al título del libro El Campo y la Política, Mailland también agregó a la Cooperativa “el campo porque es el gran motor de la economía como productor de alimentos pero también como desarrollador de economías con innovación y tecnología. La política no partidaria, de discusión, debate e intercambio con una integración de lo público y privado. Acompañamos a este gobierno para que le vaya bien porque así nos tiene que ir bien a todos. Igualmente, como integrantes del campo, nos gustaría participar de estas decisiones. Y a la cooperativa porque es nuestra manera de vivir y la contracara de la concentración”, subrayó.

Al hojear las primeras páginas, el primer eje que destaca el vicepresidente de la entidad es el asociativismo “el pequeño productor solo por si mismo es muy vulnerable. Hemos entendido que asociarnos genera un gran desarrollo y empleo, llevando los productos de los pequeños productores a la góndola”.

Luego, la economista Silvina Campos Carlés realizó un breve recorrido por la estructura del libro haciendo hincapié en la competitividad de la diversidad productiva: “Potenciar el rol del campo como proveedor de alimentos tomando la estructura competitiva para exportar y producir y empezar a generar mejoras. Por ejemplo, hay reintegros para las exportaciones de la mayoría de las economías regionales, sin embargo es del dos al cinco por ciento con lo cual es una ayuda pero tampoco vuelve al mercado. También la implementación de la Ley PYME, el impuesto al cheque, la sugerencias de tasas de IVA, ingresos brutos, la participación del productor en la tasa vial y el impuesto inmobiliario.”

Con ello, se muestra la necesidad de una reducción impositiva, una financiación del capital de trabajo adecuada a los ciclos productivos, la creación de líneas crediticias que cuenten con años de gracia y tengan intereses razonables, y se promueve una política monetaria que incentive la producción industrial y local, con garantías alternativas que lleguen a todos los productores, cooperativas y Pymes.

Asimismo, Campos Carlés repasó los datos generales, características de la producción, problemas, propuestas y soluciones de cada uno de los productos agrícola-ganaderos: granos, carne bovina, leche, algodón, arroz, aves, cítricos, forestal, hortalizas, mandioca, maní, ovinos, papa, peras y manzanas, porcinos, tabaco, vino y mosto, y yerba mate.

A continuación, el consejero Daniel Berdini expresó la importancia de las redes de transportes, señalización e infraestructura, que impulsa el desarrollo basado en tres pilares: hídrico, vial y energético, que dé a la política rural sustentabilidad en el tiempo. La confederación apoya el Plan Belgrano y el Plan Vial, y considera importante el Plan Energético. “En Argentina tenemos los cuatro climas pero con arreglar caminos y hacer autovías no alcanza por eso apoyamos concretamente la construcción de vías férreas, una de las más económicas del mundo.”

En lo que respecta a las comunicaciones, es otro de los temas a mejorar según Berdini “cuando te corres del Corredor Productivo Rosario – Buenos Aires para hacer señales son de humo”.

Cabe destacar que para el consejero la herramienta transversal a todas estas economías es el seguro: “Hay que dar cobertura al productor, desde el Estado, las aseguradoras, no solamente para situaciones climáticas y de enfermedades”. Por su parte,  Marcelo Braidot, titular de la delegación Santa Fe, mencionó otro aspecto profundizado en el estudio: la sustentabilidad y la innovación en el medio rural, impulsando acciones sinérgicas y multidisciplinarias que partan desde la persona hacia el cuidado, defensa y respeto del medio ambiente.

En tanto, el secretario del Consejo, Edelmiro Ortlin, habló sobre el carácter distintivo de las cooperativas agropecuarias “como elección voluntaria y con los principios de equidad, igualdad, solidaridad y democracia”. Ortlin recordó: “No olvidemos que como suplentes a las entidades bancarias, las cooperativas fueron la fuente de financiamiento a la producción. También tenemos que transformar la materia prima, estrechar el vínculo entre productores, hacer el asesoramiento legal e impositivo”.

Finalmente, Enzo Santilli, integrante de la Mesa de Juventudes de la confederación, llamó a las nuevas generaciones a renovar su compromiso con el sector agropecuario a través de una participación más activa y un intercambio generacional que consolide al campo como recurso productivo presente y futuro “necesitamos una comunicación estratégica, no solo desde los medios sino desde las redes sociales, que lo jóvenes tengan interés, vuelvan al pueblo; para ello se requiere infraestructura y acceso a la tierra”.

Ya concluyendo la presentación se dio lugar a un espacio de intercambio con los asistentes y los exponentes, moderado por el periodista Oscar Bertone quien inició la ronda de preguntas consultando sobre el estado situacional de los movimientos cooperativos en gobiernos abiertos.

A lo que Egidio Mailland contestó “hay que mirar al mundo pero también pensar cómo vamos a llegar al mundo para que nos compre, porque tenemos un costo interno feroz. Tenemos que revisar los costos internos y qué es lo que necesita el mundo. Tenemos que entender que todo país que nos quiere comprar algo, también nos quiere vender. Todo hablan de cambiar pero estamos lentos todavía”.

Por último, respecto al aporte que puede hacer este tipo de documentos a las políticas definidas por el reciente ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Etchevere, la respuesta de Mailland fue “se lo vamos a ofrecer al nuevo ministro. Lo conocemos a Etchevere y no nos preocupa el cambio pero nos sorprende.  Quizá con el tiempo nos daremos cuenta por qué el presidente realizó esos cambios. El actual ministro sabe cómo pensamos. Ojalá nos citara para una mesa de trabajo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agrofy News

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *