houngbo

Gilbert F. Houngbo, presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de las Naciones Unidas, realizó su primera visita al país

Por estos días, Gilbert F. Houngbo (foto), presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de las Naciones Unidas, realizó su primera visita al país, para reunirse con dirigentes y funcionarios a fin de analizar los compromisos relativos a la reducción de la pobreza rural. 

El FIDA se enfoca exclusivamente en la reducción de la pobreza rural, buscando mediante el financiamiento de proyectos eliminar la pobreza, el hambre y la malnutrición en áreas rurales de países en desarrollo. “Se trata de la primera visita oficial de Houngbo a Argentina, donde la pobreza se ha reducido del 32,2% al 28,6% en los últimos doce meses”, dijo el FIDA en una nota.

Cabe mencionar que hace más de un mes, Joaquín Lozano, director de la División de América Latina y el Caribe de FIDA, participó de un seminario en Mendoza, que proponía repensar el desarrollo rural en la región. En dicho momento, Lozano sostuvo que “son 70 millones de personas las que viven en la pobreza y el crecimiento económico no es suficiente para combatirla, uno de cada dos latinoamericanos que vive en zona rural es pobre”.

En esta oportunidad, el Fondo destacó como objetivos del viaje de Houngbo, la ampliación de la colaboración entre la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) y algunas unidades técnicas del Ministerio de Agroindustria. Por su parte, Houngbo comentó: “En FIDA creemos que para poder erradicar la pobreza de las zonas rurales, donde está más extendida, es imprescindible que trabajemos en el establecimiento de asociaciones”.

El día martes, Houngbo junto al ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís, recorrió las zonas de producción hortícola cercanas a la ciudad de La Plata para supervisar la ejecución del Programa para el Desarrollo Rural Incluyente (Proderi). Durante el recorrido, Sarquís expresó: “Ponemos foco en la agricultura social para que esta actividad tenga un salto de calidad, genere cada día más agregado de valor y se creen más puestos de trabajo”. El programa Proderi se está ejecutando en 17 provincias y se propone atender a 25.000 hogares pobres que se dedican a la agricultura familiar, entre los que se incluyen, 4.000 viviendas indígenas y 8.000 familias en situación de especial vulnerabilidad, detalló el FIDA, refiriéndose a productores sin tierra, hogares encabezados por mujeres, a jóvenes y a asalariados eventuales.

Para el presidente de FIDA, en Argentina los productores y las familias dedicadas a la agricultura tienen más posibilidades de aumentar su potencial cuando participan plenamente en cadenas de valor inclusivas y cuando se les da acceso a los mercados, las tecnologías y la financiación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *