24-20

Rosario: Cruces entre ruralistas y el Concejo por el glifosato

El sector sojero denunciaron que la medida es “poco científica” e “ideológica”, y pidieron “reverla”.

Algunas de las entidades más representativas del sector agropecuario sojero salieron ayer a criticar con dureza la decisión del Concejo Municipal de prohibir el uso del glifosato en Rosario, una medida a la que calificaron de “poco científica” e “ideológica”, y que pidieron “rever” antes de su reglamentación por parte del Ejecutivo municipal.

Osvaldo Miatello, autor del proyecto, recordó que la iniciativa fue aprobada por unanimidad por los 28 concejales de todos los partidos: “Evidentemente no se trata de algo ideológico”, dijo.

Respecto a la supuesta falta de rigor científico señaló que la ciencia está atravesada por intereses y que en relación al glifosato existen conclusiones contrapuestas que van desde considerarlo inocuo hasta potencialmente cancerígeno. Y recordó que Europa debate actualmente su uso y que países como Francia y Bélgica van hacia la prohibición de ese químico.

Miatello dijo que desde el Concejo privilegiaron el principio precautorio, que establece que, ante la falta de certezas sobre la peligrosidad de un producto, “antes de su uso se debe probar que es inocuo, y no lo contrario”, algo “que no está claro”, según el razonamiento del edil peronista.

En su argumentación, el proyecto destacaba que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, que depende de Naciones Unidas, declaró a ese producto como “probablemente cancerígeno” en 2015.

Las entidades no sólo se mostraron en desacuerdo, sino que resaltaron las divisas y los puestos de trabajo que genera para la ciudad el sector.

“El complejo cerealero oleaginoso, que genera el 48 por ciento de las divisas genuinas del país y da trabajo a miles de ciudadanos, tiene en Rosario y sus puertos a su principal canal de producción y exportación del país. Sólo basta ver cómo contribuyó al crecimiento de esta ciudad y cómo ha mitigado los niveles de pobreza”, dijeron desde Acsoja, la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina.

Equilibrio

Ante esto, Miatello señaló que no ignora la importancia de la riqueza que genera el agro, pero que eso “debe venir equilibrado con el cuidado del ambiente y de la salud”.

Por su lado el presidente de Aapresid (productores de siembra directa), Pedro Vigneau, consideró como “grave” que “se apruebe algo alejado de la ciencia y basado en cuestiones ideológicas”.

Argentina es uno de los mayores consumidores del mundo de agroquímicos con cerca de 4 millones por año, una cantidad estimativa ya que no existen estadísticas oficiales al respecto. Tampoco hay leyes actualizadas sobre uso de agroquímicos a nivel nacional ni provincial, donde la legislación es incluso anterior a la introducción de las semillas modificadas que se tratan con glifosato.

La Capital de Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *