descarga

En este ciclo, con un avance de siembra del 93%, el trigo consolida su expansión con 1 millón 350 mil hectáreas

Hace 19 años, hubo tres campañas de trigo, la de 1999/00, 2000/01, 2001/02, en las que la región núcleo cultivó entre 1,4 a 1,5 M de ha de trigo. De ahí en más todo fue cuesta abajo para el cereal. Pero hace un par de años volvió a retomar su importancia. Y en este ciclo, con un avance de siembra del 93%, se consolida su expansión con 1,35 M de ha. Las escasas lluvias de la semana no fueron obstáculo, para seguir la siembra sobre unas 100 mil has más.

El centro sur de Santa Fe y el sudeste de Córdoba prácticamente finalizaron la siembra. Faltan 100 mil ha, pero aún en las zonas más retrasadas, como en el norte bonaerense, se está avanzando muy bien. Estiman que hacia el 20 de julio se termina. Allí, el avance entresemana fue del 10%, demorado por las lloviznas del fin de semana y falta solo un 15% del área.

Da sus primeros pasos en muy buenas condiciones

En muy buenas condiciones y sin limitaciones hídricas el trigo atraviesa las etapas que van de emergencia a macollaje. Con buenos stands de plantas y sin plagas que afecten, el 70% de los cuadros está desplegando hojas. Hay un 27% que está recién emergiendo. Una pequeña porción de lotes más adelantados, ubicados al sur de Santa Fe, inicia el macollaje.

Soja

En la campaña 2014/15 por cada lote de trigo o maíz, se sembraron 3,6 lotes de soja. Este año, por cada lote de gramínea solo 2 se destinarán a la oleaginosa. Tras tantos años de escasas rotaciones, la zona núcleo no solo mantendrá el importantísimo nivel de gramíneas que fue recuperando en estos últimos años, sino que sumaría medio millón de hectáreas más. La siembra de trigo en 15 días más estaría prácticamente cerrada en la región. Por ello, es ya casi un hecho que el cultivo pasará de 1,1 M de ha del año pasado a 1,35 en este ciclo 2018/2019. Las malezas que se han vuelto muy difíciles de tratar también impactan en los costos, y al final de cuentas la opción más eficiente y menos costosa es aumentar las rotaciones. Esto también fortalece la tendencia de sumar maíz en los planes de la próxima gruesa. Ya hay en firme 100 mil ha más que se suman al millón de hectáreas implantadas el año pasado. Pero semana a semana se suman nuevos lotes y se espera que la región termine cultivando 1,25 M de ha. De esta manera la soja de primera sufriría una importante baja, y pasaría de cultivar 4,4 M de ha a 3,9 M.

 

 

 

 

 

 

Fuente: GEA/ON24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *