Imagen 14

#tituloContinúan los controles en el sector cerealerotitulo# #detalle

El Ministerio de Agroindustria, a través de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario, realizó inspecciones en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires, constatándose infracciones de todo tipo, que motivaron clausuras e interdicciones de mercadería.

En un molino harinero de la localidad santafesina de Berabevú, que a su vez posee matrícula del Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA) que le permite dedicarse a la compra venta y consignación de cereales, se constató que la firma asentaba de manera discontinua las salidas a producción en los libros oficiales de movimientos y existencias de mercadería, como así también suministraba información apócrifa en las DDJJ de movimientos de granos. Por otra parte, se interdictaron en forma preventiva, más de 350 toneladas de soja y 270 toneladas de trigo cuya procedencia no pudo ser determinada.

En la localidad de Felicia, también en Santa Fe, durante la inspección a un industrial balanceador que realizaba la actividad sin contar con matrícula RUCA vigente, se procedió a la inhabilitación para seguir operando y la interdicción de todo el subproducto hallado en un depósito.

Además se realizaron operativos en la provincia de Buenos Aires, donde se suspendió la titularidad de 85 toneladas de granos a una cerealera de la localidad de San Cayetano que no pudo explicar el origen de los mismos. También se clausuró una planta de acopio que operaba sin matrícula RUCA, ni documentación de los granos en existencias al momento de la inspección, reteniéndose más de 130 toneladas de soja.

Por otra parte, se retuvieron más de 280 toneladas de maíz en una aceitera de Balcarce que no contaba con el debido respaldo documental.

Con estas acciones el Ministerio de Agroindustria profundiza las tareas de fiscalización en la actividad, reforzando así los controles en la cadena.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Ministerio de Agroindustria

detalle# #imagenhttp://informeagropecuario.com.ar/wp-content/uploads/2018/08/Imagen-14.jpgimagen#

Continúan los controles en el sector cerealero

El Ministerio de Agroindustria, a través de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario, realizó inspecciones en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires, constatándose infracciones de todo tipo, que motivaron clausuras e interdicciones de mercadería.

En un molino harinero de la localidad santafesina de Berabevú, que a su vez posee matrícula del Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA) que le permite dedicarse a la compra venta y consignación de cereales, se constató que la firma asentaba de manera discontinua las salidas a producción en los libros oficiales de movimientos y existencias de mercadería, como así también suministraba información apócrifa en las DDJJ de movimientos de granos. Por otra parte, se interdictaron en forma preventiva, más de 350 toneladas de soja y 270 toneladas de trigo cuya procedencia no pudo ser determinada.

En la localidad de Felicia, también en Santa Fe, durante la inspección a un industrial balanceador que realizaba la actividad sin contar con matrícula RUCA vigente, se procedió a la inhabilitación para seguir operando y la interdicción de todo el subproducto hallado en un depósito.

Además se realizaron operativos en la provincia de Buenos Aires, donde se suspendió la titularidad de 85 toneladas de granos a una cerealera de la localidad de San Cayetano que no pudo explicar el origen de los mismos. También se clausuró una planta de acopio que operaba sin matrícula RUCA, ni documentación de los granos en existencias al momento de la inspección, reteniéndose más de 130 toneladas de soja.

Por otra parte, se retuvieron más de 280 toneladas de maíz en una aceitera de Balcarce que no contaba con el debido respaldo documental.

Con estas acciones el Ministerio de Agroindustria profundiza las tareas de fiscalización en la actividad, reforzando así los controles en la cadena.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Ministerio de Agroindustria