descarga (1)

#tituloPor qué concejales aprobaron una ordenanza que permite fumigar a tan sólo 30 metros de distanciatitulo# #detalle

En Benito Juárez, el bloque de concejales de Cambiemos aprobó una ordenanza que habilita a fumigar con agroquímicos a escasos metros de escuelas, jardines y pozos de agua. Seis de ellos son productores y uno es aplicador del polémico producto.

El Concejo Deliberante de Benito Juárez aprobó una ordenanza que permite fumigar con agroquímicos a 100, e incluso a 30 metros de casas, jardines, escuelas y pozos de agua.

El proyecto de ordenanza sólo afectaba al 1,6% de las 550 mil hectáreas que tiene el partido de Benito Juárez, y buscaba garantizar que las fumigaciones cercanas a la planta urbana y zonas rurales, no sean afectadas.

Si bien el intendente peronista Julio Marini ya anticipó que la vetará, el hecho destapó un verdadero conflicto de intereses: seis concejales de Cambiemos son productores que usan estos productos y uno de ellos es aplicador del mismo.

El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que se había discutido en todo 2017 junto a agrónomos, productores, vecinos y el INTA, buscaba llegar a un consenso entre el sector agropecuario y la comunidad en torno a los límites de distancia para las fumigaciones.

Debido al reconocido peligro para la salud humana que provoca el contacto con los agroquímicos, el debate acordó desarrollar un polígono que rodeara la planta urbana de la localidad de Juárez y parte del sector rural.

Sin embargo, tras una demora exhaustiva para tratar el tema durante 2018, el bloque de Cambiemos –que tiene mayoría en el HCD de esa ciudad- lo “modificó a su gusto”, pasando de 500 metros a tan solo 100, como límite para fumigar.

Esa distancia incluso se aprobó a escasos 30 metros para algunas zonas, exponiendo a las personas a enfermedades como cáncer y otras relacionadas a la piel y respiratorias.

La clave pareciera estar en el sector al cual representan casi todos los miembros del bloque de Cambiemos en Benito Juárez: seis son productores y uno trabaja como aplicador, es decir, vendedor de los herbicidas utilizados para fumigar.

“Acá van a poder seguir fumigando frente a un jardín, frente a una escuela, por encima de los pozos del agua.  Por encima de las personas”, sintetizó con preocupación, Matías Iribecampos, concejal del FVP en Juárez.

Para mayor polémica, el proyecto de ordenanza sólo afectaba al 1,6% de las 550 mil hectáreas que tiene el partido de Benito Juárez, y sólo buscaba garantizar que las fumigaciones cercanas a la planta urbana y zonas rurales densamente pobladas, no sean afectadas.

De todas formas, la ordenanza se aprobó con el voto de la presidenta del Concejo, perteneciente a Cambiemos. Al final de la polémica sesión, vecinos ingresaron al recinto insultando a los concejales y al grito de “Fuera Monsanto”.

El intendente Marini calificó “de locura” a la aprobación de la ordenanza y adelantó que la vetará.

 

 

 

 

 

Fuente: INFOCIELO

detalle# #imagenhttp://informeagropecuario.com.ar/wp-content/uploads/2018/08/descarga-1-3.jpgimagen#

Por qué concejales aprobaron una ordenanza que permite fumigar a tan sólo 30 metros de distancia

En Benito Juárez, el bloque de concejales de Cambiemos aprobó una ordenanza que habilita a fumigar con agroquímicos a escasos metros de escuelas, jardines y pozos de agua. Seis de ellos son productores y uno es aplicador del polémico producto.

El Concejo Deliberante de Benito Juárez aprobó una ordenanza que permite fumigar con agroquímicos a 100, e incluso a 30 metros de casas, jardines, escuelas y pozos de agua.

El proyecto de ordenanza sólo afectaba al 1,6% de las 550 mil hectáreas que tiene el partido de Benito Juárez, y buscaba garantizar que las fumigaciones cercanas a la planta urbana y zonas rurales, no sean afectadas.

Si bien el intendente peronista Julio Marini ya anticipó que la vetará, el hecho destapó un verdadero conflicto de intereses: seis concejales de Cambiemos son productores que usan estos productos y uno de ellos es aplicador del mismo.

El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que se había discutido en todo 2017 junto a agrónomos, productores, vecinos y el INTA, buscaba llegar a un consenso entre el sector agropecuario y la comunidad en torno a los límites de distancia para las fumigaciones.

Debido al reconocido peligro para la salud humana que provoca el contacto con los agroquímicos, el debate acordó desarrollar un polígono que rodeara la planta urbana de la localidad de Juárez y parte del sector rural.

Sin embargo, tras una demora exhaustiva para tratar el tema durante 2018, el bloque de Cambiemos –que tiene mayoría en el HCD de esa ciudad- lo “modificó a su gusto”, pasando de 500 metros a tan solo 100, como límite para fumigar.

Esa distancia incluso se aprobó a escasos 30 metros para algunas zonas, exponiendo a las personas a enfermedades como cáncer y otras relacionadas a la piel y respiratorias.

La clave pareciera estar en el sector al cual representan casi todos los miembros del bloque de Cambiemos en Benito Juárez: seis son productores y uno trabaja como aplicador, es decir, vendedor de los herbicidas utilizados para fumigar.

“Acá van a poder seguir fumigando frente a un jardín, frente a una escuela, por encima de los pozos del agua.  Por encima de las personas”, sintetizó con preocupación, Matías Iribecampos, concejal del FVP en Juárez.

Para mayor polémica, el proyecto de ordenanza sólo afectaba al 1,6% de las 550 mil hectáreas que tiene el partido de Benito Juárez, y sólo buscaba garantizar que las fumigaciones cercanas a la planta urbana y zonas rurales densamente pobladas, no sean afectadas.

De todas formas, la ordenanza se aprobó con el voto de la presidenta del Concejo, perteneciente a Cambiemos. Al final de la polémica sesión, vecinos ingresaron al recinto insultando a los concejales y al grito de “Fuera Monsanto”.

El intendente Marini calificó “de locura” a la aprobación de la ordenanza y adelantó que la vetará.

 

 

 

 

 

Fuente: INFOCIELO