Cayó un 43,5% la venta de maquinaria agrícola

En la última parte de 2018 las ventas de maquinaria agrícola cayeron en promedio un 43,5 por ciento respecto del mismo período de 2017. Los porcentajes, correspondientes al tercer trimestre de 2018, establecen que hubo una disminución del 65 % en el comercio de cosechadoras, 54 % en tractores, 19,2 % en sembradoras y 35,4 % de implementos agrícolas.

Según el ingeniero agrónomo Mario Bragachini, coordinador del programa nacional Valor Agregado, Agroindustria y Bioenergía, en el mercado interno las ventas cayeron entre un 20 y un 60% de acuerdo al rubro.

“En promedio -señaló- el primer trimestre 2018 fue normal con créditos de tasas subsidiadas de la banca oficial y bancos privados, y luego ocurrieron problemas de corridas cambiarias donde el crédito normal desapareció y los pocos disponibles con altas tasas de interés, la mayoría de ellas en dólares”.

En ese sentido, explicó que las máquinas aumentaron sus precios siguiendo al dólar y los productores pecuarios (de leche, carne, cerdo o pollo), atados al peso en un mercado interno deprimido, no pudieron trasladar el precio de sus productos y perdieron capacidad de inversión. A esto se sumó la falta de créditos accesibles para la compra de máquinas.

“El otro gran comprador de maquinarias es el contratista rural, que sufrió un año con menos toneladas cosechadas por sequía: pasó de 127 millones de toneladas en 2016/2017 a 100 millones de toneladas en la campaña 2017/2018. Sumado a eso, los créditos tomados para la compra de maquinaria son dolarizados y los servicios se cobran con un peso devaluado. Por ello, desaparecieron como compradores de máquinas”, aclaró.

Bragachini asegura que “al productor genuino y al arrendatario, ambos importantes compradores también, la sequía les quitó el 30% de la producción en promedio”, lo cual representa entre el 60 y el 70% del margen de ganancia, quedando así con muy baja capacidad de compra.

“La realidad del sector requiere de una intervención del Estado, con un tratamiento en situación de emergencia para evitar un cierre en cadena de las pymes del sector, con despidos masivos”, advirtió el especialista.

Pronósticos.
La parte positiva, sin embargo, está apoyada en el pronóstico agroclimático favorable para una cosecha récord 2018/2019 estimada en 130 millones de toneladas en general.
“En trigo no se cumplirá el pronóstico de las 21 millones de toneladas, pero será muy buena teniendo en cuenta el buen precio internacional del cereal”, aseguró.
Para Bragachini, el comienzo de la recuperación del mercado interno de maquinaria agrícola se espera para los meses de abril y mayo de 2019, una vez recolectada gran parte de la cosecha de grano grueso y un cambio con un dólar favorable para exportación, con el que productores y contratistas podrán reactivar un 50% del mercado perdido.
“Esto podría repercutir positivamente siempre y cuando esté acompañado por políticas crediticias favorables hacia el ‘Compre argentino’. Es decir, para incentivar la compra de máquinas construidas con más del 60% de componentes nacionales”, explicó.

 

 

 

 

La Arena