Con más cosecha y precios no tan bajos, la molienda de soja vuelve a crecer

En abril, primer mes de la nueva campaña comercial, el crushing subió 13,4%. La harina bajó menos que el poroto y hay más oferta para industrializar. Pero la peste porcina en China amenaza el repunte.

i observa la coyuntura por el espejo retrovisor, la industria de procesamiento de la soja halla un escenario negativo.

Según un informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba, en la campaña comercial 2017/18 (va de abril de 2018 a marzo de 2018), se molieron solo 36,4 millones de toneladas, lo que implica una caída del 11 por ciento con respecto al ciclo anterior y el más bajo en cinco temporadas.

“En términos de volúmenes procesados la reducción fue de 4,6 millones de toneladas, siendo la harina de soja la más afectada, con una merma de 3,8 millones de toneladas”, indicó la entidad bursátil.

La principal causa de esta retracción fue la fuerte sequía del año pasado, a lo que se sumó la caída de los precios del poroto y sus derivados, debido principalmente a la elevada oferta mundial del grano.

Y también, porque el precio relativo del poroto de soja en el mercado interno mejoró respecto de sus derivados ante la eliminación del diferencial de retenciones para los productos con valor agregado: resultó más atractivo exportar el grano sin procesar que transformarlo.

Giro

Ahora bien, si las aceiteras ahora eligen mirar por el parabrisas, el paisaje luce más despejado en el arranque del ciclo comercial 2018/19.

En abril, “el crushing comenzó a mostrar dinamismo con una suba del 13,4 por ciento respecto a abril de 2018, lo que significó un procesamiento adicional de 450.000 toneladas, principalmente por la gran cosecha que comienza a volcarse en el mercado interno”, agregó la Bolsa cordobesa.

La molienda de soja cierra la campaña 2017/18 con una caída del 11%, pero la de maíz es récord

Durante la campaña comercial 2017/18, comprendida entre abril de 2018 y marzo de 2019, la molienda de soja cayó un 11% respecto a la campaña pasada, equivalente a una merma de 4,6 millones de…

bccba.com.ar

Otro aspecto que ayuda en el presente es que durante los últimos meses de 2018 y el primer trimestre de 2019, el precio del poroto disminuyó más que el de la harina y el aceite de soja, lo que elevó el valor relativo de estos últimos e hizo más atractiva su producción.

No obstante, hay una amenaza que puede interrumpir este escenario de recuperación: la peste porcina africana que afecta a China. “Una transmisión de la peste a Vietnam e Indonesia, los principales importadores de la harina de soja argentina, puede llevar a una menor demanda de productos industrializados”, advirtió la Bolsa.

Cereales

Maíz. En febrero cerró el ciclo comercial 2017/18 con una expansión del 6,8 por ciento en la molienda, que alcanzó un récord de 6,1 millones de toneladas.

La producción de balanceados fue la actividad que mostró un mejor desempeño, con un incremento del 10 por ciento entre campañas. Le siguió la molienda húmeda con un aumento de 4,7 por ciento, mientras que la molienda seca y las demás industrializaciones disminuyeron respecto a la campaña pasada, con bajas de cuatro por ciento y 2,9 por ciento, respectivamente.

El etanol a base de maíz, en tanto, experimentó un crecimiento continuo desde el 2012. El año pasado no fue una excepción, y la producción del combustible creció 2,5 por ciento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agrovoz