Aumenta la demanda de aceite de girasol y Argentina pierde participación en el mercado

La relación consumo stock está en sus mínimos y permite que el precio se sostenga. Además, el aceite de girasol no se vio afectado por la pandemia.

El aceite de girasol es un producto elaborado que viene en aumento al igual que su demanda, esto provocó que la ratio stock/consumo sea el más bajo de los últimos 20 años.

Esta situación provocó que los precios se mantengan a pesar de la pandemia. Según los datos aportados por la Bolsa de Comercio de Rosario, Argentina está perdiendo terreno en la exportación de aceite de girasol en relación a países como Rusia o Ucrania. 

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) proyecta que para este año se espera que se siga manteniendo la caída en la ratio de stocks sobre el consumo de aceites vegetales en el mundo. Este contexto brinda soporte a los precios, ya que la demanda crece más que la oferta. 

Los aceites vegetales son grandes sustitutos de los combustibles fósiles y esto también provocó una mayor demanda en el mundo. Pero la pandemia paralizó el comercio y el transporte haciendo que esta demanda caiga.

A pesar de esa realidad, el aceite de girasol mantuvo su demanda y se posicionó bien en relación al resto. Argentina es un excelente exportador de aceites vegetales como el de soja, pero en el último tiempo la producción de aceite de girasol viene perdiendo terreno con la incorporación de nuevos oferentes.

“A pesar de esto último, sin embargo, se espera que en el año 2020 continúen aumentando las importaciones de aceites pasando de 80 Mt en 2019 a 82 Mt en 2020, según el USDA”, informa la Bolsa de Comercio de Rosario. Se espera que China e India sean los mayores importadores con 11,4 y 15,1 millones de toneladas respectivamente.

En cuanto a demanda de aceite de girasol se presenta como una noticia positiva para Argentina, pero el impacto no es tan grande como en otros países. “Argentina viene perdiendo participación de la mano de nuevos oferentes, Ucrania y Rusia, por lo que la mejora impacta de manera positiva pero parcialmente”, aseguran desde BCR.

“Argentina pasó de producir 1,5 Mt hace una década atrás a un estimado de 1,4 Mt en la campaña 2020/21”, informó la BCR.

En este sentido, señalaron que las causas de esta pérdida son debido a la caída de la superficie destinada al cultivo. El estancamiento de las hectáreas implantadas generó un menor procesamiento de semilla de girasol.

De una producción anual de 1,5 Mt en promedio, la Argentina exporta el 50 % del aceite de girasol, por lo que se estima que en la nueva campaña despachará entre 600 mil y 700 mil toneladas, señala el informe elaborado por BCR.

Los precios de exportación de aceite de girasol FOB spot han tenido una recuperación importante. Los números reflejan que este aceite ganó más de 100 dólares por tonelada llegando a los 750 dólares.

“El FAS teórico de la industria aumentó a la par de las mejoras en el aceite de girasol. Si esta tendencia continúa se esperaría una mejora en los precios del girasol pagados al productor”, concluyó la Bolsa de Comercio de Rosario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agrofy News