Como bajó el Paraná, hubo más embarques desde otros puertos

Los bonaerenses subieron el 25,7% mientras que el Gran Rosario perdió un 5,8% debido a las dificultades para cargar granos. De todas maneras, su participación es del 82,8%.

En mayo, algo menos de 3,8 millones de toneladas (MT) de maíz se despacharon desde la Argentina, según datos oficiales del Ministerio de Agricultura, un volumen similar a lo embarcado en el mismo mes de 2019.

La diferencia está en el cambio significativo en la distribución por zona de embarque, con los envíos desde Bahía Blanca y Necochea creciendo un 25,7% interanual, y con las salidas desde el Gran Rosario cayendo un 5,8% debido a que el río Paraná perdió su caudal de manera significativa durante el otoño. A su vez, se triplicaron los despachos al exterior de maíz desde los puertos del norte de la provincia de Buenos Aires.

El cambio en la participación se analiza mejor en términos relativos, ya que se observa que, en relación a 2019, los embarques desde el Gran Rosario perdieron casi 7 puntos porcentuales en participación, puntos ganados en parte por los puertos aguas abajo del Paraná, pero fundamentalmente por los de Bahía Blanca y Necochea, que alcanzaron casi 20% de participación.

En el acumulado anual a mayo, con embarques de casi 15 MT de maíz desde todos los puertos (un incremento de casi 10%), se puede ver una tendencia similar, aunque más atenuada. Los despachos fluviales al exterior desde el Gran Rosario experimentaron un incremento del 4,7% (12,4 MT) en el período, lo que no le bastó para mantener su participación relativa habitual, mientras que los embarques desde el sur de Buenos Aires crecieron un 27,4% en términos interanuales y se duplicaron los que salieron desde las terminales portuarias fluviales del norte bonaerense.

En términos relativos, los embarques desde el Gran Rosario representaron una participación del 82,8% (casi 4 puntos porcentuales por debajo de 2019), con los despachos desde el sur de Buenos Aires representando el 13,7 % (ganancia relativa de 2 puntos.), y con el norte de Buenos Aires alcanzando el 3,5% de participación.

Esta necesidad de originar mercadería en el sur de Buenos Aires continúa generando una prima considerable entre el precio del maíz puesto en Bahía Blanca y el valor que se consigue en Rosario. Esta prima había experimentado picos marcados sobre mediados del mes de abril (con diferencias de hasta US$ 20 la tonelada), disminuyendo hacia finales de ese mes.

Desde mediados de mayo, esta prima se estabilizó y osciló alrededor del 10% desde ahí a la actualidad. Esto toma relevancia al considerar que esta diferencia entre destinos nunca pasó del 3% en promedio para las tres campañas anteriores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Diario /Foto: BCR Prensa