El INTA presentó nuevos girasoles que ofrecen más aceite y mejor rendimiento

Técnicos de la experimental Manfredi desarrollaron dos nuevos híbridos que se adaptan a diversas regiones y presentan nuevas cualidades.

En el marco del Programa de Mejoramiento Genético de Girasol del INTA, la Estación Experimental de Manfredi trabajó en el desarrollo de nuevas variedades. Con el objetivo de potenciar el rendimiento y obtener más aceite, surgieron dos nuevos híbridos de girasol: Calchaquí INTA y Chané CL INTA.

Según las pruebas a campo demostraron un gran desempeño sanitario, alto contenido de aceite y rendimientos por encima del promedio de los híbridos del mercado. En este sentido, Daniel Alvares, investigador del INTA Manfredi sostuvo que los nuevos materiales buscan dar una respuesta a la creciente demanda de los mercados.

Estos híbridos fueron diseñados para adaptarse a diferentes zonas productivas arrojando buenos resultados.

Chané CL INTA

Esta es una variedad de ciclo intermedio. Informaron desde el INTA que posee un buen comportamiento sanitario y alta productividad en grano y aceite. “Es resistente a los herbicidas del grupo de las imidazolinonas (IMI)”, señaló Alvares.

Por otra parte, el técnico sostuvo que las imidazolinonas son compuestos que permiten controlar un gran número de especies de malezas durante prácticamente todo el ciclo de cultivo. “Esta característica de resistencia es un aporte importante para el sector, debido a que brinda una alternativa de manejo en ambientes donde predominan las malezas de difícil control y con alta incidencia en la producción del cultivo”, describió el investigador del INTA.

Este híbrido presenta ciertas características técnicas debido a que es un híbrido simple oleaginoso, de pericarpio negro con estrías grises y de ciclo intermedio a floración y a cosecha. También comentó que este híbrido presenta un buen comportamiento sanitario.

“Tiene elevada autocompatibilidad y posee alto potencial de rendimiento con buen contenido de aceite en grano, en comparación con variedades similares”, explicó Álvarez.

Calchaquí INTA

Este híbrido es un cultivar simple oleaginoso, de tipo convencional, de pericarpio estriado, de ciclo intermedio, a floración y a cosecha, con gran estabilidad y adaptación a los diferentes ambientes de la zona girasolera.

“Posee un buen comportamiento sanitario, elevada autocompatibilidad, alto contenido de aceite en grano y alto potencial de rendimiento, en comparación con variedades similares”, explicó Álvarez.

Desde el INTA explicaron que ambos híbridos se destacan por el potencial de rendimiento y son una alternativa para la región. “Ensayos realizados a campo demostraron que la capacidad productiva de estos híbridos alcanzó valores por encima del promedio de cultivares similares”, comentó el técnico.