Gabriel Delgado anticipa los principales ejes del proyecto de estímulo para el sector agroindustrial

La estabilidad fiscal es una de las claves de la nueva ley que trabaja el gobierno para la agroindustria.

El gobierno nacional propondrá un nuevo régimen de estímulo al sector agroindustrial, que tendría entre sus ejes centrales la reducción progresiva de impuestos a medida que se incremente la producción. La iniciativa, que aún no tiene fecha de presentación, apunta fundamentalmente a multiplicar la exportación de alimentos para consumo humano e incluirá un capítulo de estabilidad fiscal. Desde el oficialismo confían que esta decisión ayudará a reconstruir la confianza con el campo, al que consideran fundamental para superar el ciclo de recesiones que afecta al país.

Los trazos gruesos de esta política fueron aportados a Agrofy News por Gabriel Delgado, el ex secretario de Agricultura que ganó trascendencia por su rol como interventor de Vicentin pero que hoy pasa sus días trabajando en la redacción de una ley que podría debatir el Congreso en el corto plazo. El uso del condicional no es casual: por ahora no hay definiciones sobre los tiempos del proyecto, aunque son varios los que se entusiasman para que se incluya dentro de las “60 medidas” que prometió el presidente.

En rigor, Delgado viene trabajando en este tema desde bastante antes que el oficialismo tienda puentes con el sector agropecuario -lo que se cristalizó en las reuniones que mantuvieron Alberto Fernández y Cristina Fernández con los integrantes del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA)-. Inicialmente iban a ser tres leyes, dedicadas a la producción vegetal, la exportación de alimentos y el impulso a la tecnología. Esos ejes serán condensados ahora en un único texto.

“El paraguas general del proyecto es un paquete de estímulos fiscales y financieros, que como atañen a varios ministerios, estamos tratando de consensuar para que salga lo suficientemente limpia y haya la menor oposición posible”, dijo Delgado, quien aclaró desde el vamos que la propuesta no incluirá la reducción de retenciones: “No tienen por qué estar en una ley porque las facultades para modificarlas están delegadas”, indicó.

Como uno de los objetivos es que la iniciativa no tenga costo fiscal, una de sus ideas centrales es que haya una reducción progresiva de impuestos para aquellos que incrementan su producción. “Los que marginalmente más produzcan, pagarán menos, con hincapié central en la exportación de alimentos para consumo humano directo“, explicó Delgado.

El ex interventor de Vicentin citó como ejemplo el caso de los bovinos. En el proyecto se propondrán estímulos para disminuir la carga fiscal a medida que los animales vayan ganando peso, algo que es reclamado por la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe (Cafrisa).

Asimismo, Delgado mencionó que la ley incluirá un capítulo de estabilidad fiscal. “El proyecto prevé que en esa incrementalidad haya un compromiso de no modificar impuestos por un plazo de diez años”, contó.

Consultado sobre si su tarea está relacionada con lo que presentaron semanas atrás los miembros del CAA, indicó que trata temas distintos, no necesariamente contradictorios. Entre otros, incluirá artículos vinculados a la trazabilidad o la fruticultura, que no forman parte de la agenda de la entidad.

Para el integrante del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) -en comisión en la Secretaría General del Congreso desde 2018-, el oficialismo está ante la inmejorable oportunidad de “reconstruir la confianza” con el sector agropecuario, clave para superar el récord de recesiones que viene teniendo el país. En cada entrevista, Delgado se encarga de recalcar que Argentina es el segundo país del mundo con más crisis de los últimos 45 años, todas por falta de dólares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  |