Por la falta de lluvias en febrero, la soja podría perder hasta 10 quintales por hectárea en zona núcleo

La Bolsa de Comercio de Rosario señaló que la situación es crítica, ya que solo llovió el 23 % de la media histórica para este mes.

La campaña de soja está siendo afectada por una importante falta de lluvias en febrero, ya que en este mes solo llovió el 23 % del histórico. Este pulso seco se da en el momento definitorio de la soja.

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario señalaron que esto generó que la condición regular y mala de la soja de primera suba al 30 %. Por otra parte, los pronósticos no son alentadores y en los próximos 10 días no habría lluvias.

El informe de la Guía Estratégica para el Agro destacó que en febrero solo llovió el 23 % de lo histórico para este mes. Hasta el momento se dieron acumulados de 25 milímetros y los mayores acumulados se registraron en el oeste cordobés y noreste bonaerense.

Los datos aportados por la Bolsa de Comercio de Rosario remarcaron que este pulso seco puede generar importantes pérdidas en la soja. Se estima que el rendimiento puede bajar hasta 10 quintales.

“La soja de primera transita el período crítico de llenado con zonas donde se evidencian severos problemas de estrés hídrico y otros que casi no dan cuenta de la falta de agua, a pesar de lo ajustadísimo que ha resultado febrero”, explicaron desde GEA. En este sentido, los técnicos destacaron que si no llueve en 20 días va a terminar en un 80% del rinde esperado.

“Los rindes estimados al momento son de 40 a 45 qq/ha”, agregaron. En la zona de El Trébol y Carlos Pellegrini, podría faltar agua para el llenado de granos.

Desde GEA calculan que la soja de primera podría terminar con un 70% de su potencial. Por su parte, en Cañada de Gómez estiman 34 qq/ha. En las Parejas estiman un impacto de 3 o 4 quintales menos. Yendo al sur de Santa Fe, en Bombal se estiman 45 qq/ha, pero en Bigand, que recibió menos lluvias, rindes de 35 qq/ha. En Buenos Aires, en Pergamino, “de cumplirse dos semanas más sin agua, los rindes promediarían los 30 qq/ha”; en San Antonio de Areco, 32 a 36 qq/ha.

La situación de la soja de primera es compleja y variable. GEA informó que el este de Córdoba y la franja este de Santa Fe están muy bien. Allí, pese a la tremenda falta de agua de febrero, la soja está necesitando tan solo entre 10 a 40 mm.

Por su parte, las sojas más afectadas están en el extremo sur y la franja oeste de Santa Fe y en el norte Buenos Aires, en especial el oeste. Allí, la necesidad de agua del cultivo trepa de los 40 a los 100 mm.

La Bolsa de Comercio de Rosario comentó que la condición del cultivo en la región núcleo muestra que un 40% del área está en condición excelente a muy buena, un 30% regular a malo y en medio, un 30% que por ahora está bueno, pero con muchas dudas.

Maíz

Comenzó la cosecha de los primeros lotes tempranos en Pergamino, Buenos Aires. Se trata de ensayos, que arrojaron resultados entre 80 a 110 qq/ha, un 20% por debajo del año pasado.

“Para el resto de la región comienza la cuenta regresiva: en 10 días se larga. En San Antonio de Areco estiman 50 qq/ha, En el este cordobés, como en Monte Buey, se espera un rinde medio de 110 a 120 qq/ha”, destacó la Bolsa de Comercio de Rosario.

Por su parte, el centro sur de Santa Fe podría quedarse con el podio de los rindes más altos. En El Trébol hay lotes que pueden superar los 130 qq/ha y el rinde medio se calcula en 110 qq/ha. Se estima para la región núcleo un promedio de 96 qq/ha, 10 quintales menos que en el ciclo pasado.