La siembra de girasol se aceleraría tras las lluvias

Las precipitaciones permitirán hacer planteos tardíos en las últimas zonas sin sembrar en el Norte. 

La siembra de girasol marcó en Argentina un progreso intersemanal de 5,2 puntos porcentuales y alcanzó el 15,4% del área proyectada en 1.700.000 hectáreas.

El informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que ese progreso se concentró fundamentalmente en el Centro-Norte de Santa Fe (23,9%) luego de las lluvias de la semana pasada.

Según el Panorama Agrícola Semanal de la BCBA, también se registró el inicio de la siembra en los Núcleos Norte y Sur y Centro-Este de Entre Ríos.

En el NEA, los registros de lluvias fueron escasos, y el progreso de siembra marcó 13%. Sin embargo, de concretarse los pronósticos que se esperan en esta región para lo que resta de la semana, podrían terminar de implantarse las hectáreas remanentes con planteos tardíos.

Trigo

Luego del paso de la tormenta de Santa Rosa, la condición hídrica del trigo mejoró significativamente sobre el centro y sur del área agrícola”, aseguró la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en su informe semanal de los jueves.

La BCBA describió que “para el 92,7 % de las 6.500.000 hectáreas implantadas que se encuentran desde macollaje en adelante, estos eventos ocurrieron oportunamente para frenar el deterioro del cereal”.

La condición de cultivo entre normal a excelente aumentó 9,3 puntos porcentuales. Y luego de los registros de lluvias de esta semana, se espera que la condición de cultivo continúe mejorando en los próximos días.

Regiones

En la franja norte del país, los cuadros más avanzados en desarrollo transitan el llenado de grano. Las expectativas de cosecha se reducen como consecuencia del déficit hídrico que atravesó el ciclo del cereal.

Los primeros valores de rendimientos esperados para el NOA y el NEA se ubican por debajo de 8 qq/ha y de 17 qq/ha en promedio, respectivamente.

Contrariamente, sobre el centro del área agrícola nacional, luego de las lluvias registradas en los últimos 10 días, la condición de cultivo entre buena y excelente aumentó entre 6 y 19 pp. En estas regiones, donde aproximadamente el 85 % del área implantada se encuentra entre macollaje y encañazón, el aporte de las lluvias llegó oportunamente para abastecer al cultivo en etapas críticas, y frenar el deterioro de los cuadros más avanzados.

Por último, al sur del área agrícola, donde el cultivo está en etapas previas de desarrollo, la respuesta a las lluvias fue más significativa. Allí se registran mejoras en la condición de cultivo de entre 13 y 32 pp, y se espera que continue mejorando durante la semana próxima.