Zona núcleo: el trigo aseguraría un piso de rendimiento de 30 a 40 quintales por hectárea

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario señalaron que las lluvias fueron fundamentales; el 50% de los trigos encañando

El trigo espera una recuperación de los lotes regulares y de esta manera alcanzar un mínimo de rendimiento entre 30 y 40 quintales por hectárea en zona núcleo. El informe de la Bolsa de Comercio de Rosario sostuvo que las lluvias permitieron la recuperación y permiten proyectar estos mínimos.

Las condiciones de humedad en el suelo se recuperaron y el trigo tomó un respiro luego de un agosto seco. Se espera que la inestabilidad perdure, incluso podría haber precipitaciones.

El doctor en Ciencias Atmosféricas, José Luis Aiello, destacó que el próximo martes podría haber lluvias. En este sentido, explicó que se prevé el avance de un sistema frontal que provocaría inestabilidad, pero con bajas chances de precipitaciones.

La recuperación del trigo

La zona núcleo cerró agosto con 300.000 hectáreas en condiciones regulares y esto alertó a los productores. Las lluvias llegaron en fecha para dar un impulso y asegurar una base de 30 quintales.

Para lograr esa base, los lotes se beneficiaron de algunos milímetros. “La región núcleo recibió 32 mm en promedio en los primeros 8 días de septiembre. Para el noroeste bonaerense y el sudeste cordobés son las primeras lluvias que luego de tres meses superan los 10 mm”, destacó el informe de la BCR.

Por otra parte, la entidad destacó que las lluvias cayeron en el momento en que la mitad de los lotes están encañando y la otra mitad en macollaje. “Permitirá restablecer el estado del cultivo y arrancar los estadios definitorios con mejores condiciones”, aseguraron.

De esta manera en el centro sur de Santa Fe, los macollos están definidos y ya estiman un promedio de 40 que/ha. “En parte de los lotes regulares, el 1,2 % de la región, se registró pérdidas de hojas y pérdidas de macollos, y se estiman ya pérdidas del potencial de rinde”, aclararon.

“En la zona cordobesa, sigue habiendo necesidad de nuevas lluvias. Las reservas de agua del suelo para el trigo se consideran entre escasas a regulares. De todas formas, bajó el estrés que se estaba observando.  Ahora hay una pequeña tregua, pero tienen que llegar lluvias acá en más para pasar adecuadamente el periodo más crítico del cultivo”, concluyeron desde la entidad.