La campaña agrícola 2021/22 podría dejar ingresos por más de U$S36.700 millones

La siembra de soja perdería medio millón de hectáreas y sería la menor superificie asignada al cultivo en los últimos 15 años.

El ciclo agrícola 2021/22 podría dejar ingresos para el país más de U$S 36.700 millones por la exportación de granos y derivados, de acuerdo a las primeras proyecciones realizadas por Bolsa de Comercio de Rosario.

Estas son las  primeras proyecciones realizadas de producción en base a los precios FOB diferidos vigentes a la fecha por la exportación de los principales productos de origen agroindustrial que permitiría un ingreso récord de divisas.

A medida que se acerca el inicio de las ventas de la siembra para la cosecha gruesa, se comienzan a definir las intenciones de los productores para realizar una una primera aproximación de lo que podría ocurrir con la comercialización de los principales cereales y oleaginosas en Argentina.

Para el nuevo ciclo, la soja perdería casi 500.000 ha y se sembrarían 16,2 Mha, la menor superficie en 15 años. La proyección de la cosecha de la oleaginosa, a partir de las tendencias observadas, podría alcanzar a los 49 M de toneladas.

La disminución de la superficie asignada al cultivo de la oleaginosa contrasta con el resto de los principales cultivos de la gruesa. En ese sentido el maíz crecería 8,5% con un total de 7,9 M ha sembradas y 6,9 M ha cosechadas, lo cual permitiría alcanzar una producción récord de 56 Mt.

Para el nuevo ciclo la soja perdería medio millón de hectáreas.

Las proyecciones para el sorgo muestran una superficie que podría alcanzar hasta 1,1 Mha (12% más que en el ciclo previo) y una producción proyectada de 3,3 Mt. El dirasol, en tanto, aumentaría un 20% hasta alcanzar 1,7 Mh sembradas, lo que vislumbra una producción de 3,4 Mt.

CAMPAÑA FINA

Por el lado de la cosecha fina, las cartas ya están jugadas y ahora todo depende de la variable del clima de los próximos meses. Las lluvias de los primeros días de septiembre han sido recibidas con brazos abiertos por los cultivos, por lo que el panorama productivo se mantiene prometedor. El trigo apunta a obtener una producción récord de 20,5 Mt, mientras que la cebada alcanzaría 4,5 Mt.

Según las estimaciones de producción, se proyectan exportaciones totales por los principales rubros de las cadenas agroalimentarias por 99,2 millones de toneladas, lo que podría convertirse en el segundo mayor registro de la historia.

 

Sólo la campaña 2018/19 superó en cantidad las ventas al exterior previstas para el nuevo ciclo, con 100,9 Mt, mientras que el clima no juegue en contra de esta posibilidad.

Así, en base a las proyecciones de producción y exportación de los principales cultivos, a los precios actuales el complejo agroindustrial argentino lograría un ingreso de divisas de US$ 36.700 millones, sumando los principales granos y derivados.

De efectivizarse este guarismo, se superaría en más de US$ 1.600 millones la marca del ciclo actual, y se estaría en un máximo histórico en materia de valor de las exportaciones de los principales complejos del sector.

En el caso del complejo trigo, el valor de las exportaciones proyectadas del cereal para la 2021/22 alcanzaría US$ 3.783 millones, más de US$ 1.200 millones que en la campaña anterior, favorecidos por los precios FOB diferidos del cereal que para nueva campaña se mantienen en valores elevados.

 

A los precios actuales el complejo agroindustrial argentino lograría un ingreso de divisas de US$ 36.700 millones.

Por otra parte, ante un panorama productivo alentador como el actual, las exportaciones del cereal en la campaña se proyectan en 13 Mt, un incremento que podría llegar a ser del 27,5% respecto del ciclo anterior.

Las exportaciones de harina de trigo, en tanto, alcanzarían US$ 143 millones, levemente por debajo del guarismo de la campaña actual.

En cuanto al complejo cebada, las exportaciones de grano alcanzarían US$ 904 millones y las de malta US$ 261 millones.

Las exportaciones de estos dos productos se incrementarían en la nueva campaña ya que los precios se mantendrían prácticamente similares a los de la campaña actual, pero se proyecta un aumento en las cantidades exportadas del 9% producto de la mayor producción obtenida.

MAÍZ

Respecta al complejo maíz, lo proyectado para la campaña 2021/22 indica que las exportaciones del cereal generarían un ingreso de divisas de US$ 8.660 millones, US$ 873 millones más que en 2020/21 y podría convertirse en un récord absoluto para los granos amarillos.

A diferencia de lo que ocurre con el trigo, los precios FOB diferidos para el próximo ciclo se encuentran por debajo de los precios promedio de exportación de la campaña actual.

Sin embargo, la mayor área sembrada y consecuente mayor producción podrían dejar un saldo exportable de 39 Mt, 2,5 Mt más que en la campaña actual, por lo que este mayor volumen permitiría más que compensar la caída en los precios de exportación.

Los precios FOB diferidos para el próximo ciclo se encuentran por debajo de los precios promedio de exportación de la campaña actual.

Respecto del complejo sorgo exportaría US$ 319 millones, 84 millones menos que en el ciclo actual. Aquí, a diferencia de lo previsto para la gran mayoría de los productos incluidos en el análisis, el volumen proyectado de exportaciones para la gramínea en la campaña 2021/22 cae respecto de la campaña que corre y alcanzaría a 1,3 Mt. Sin embargo, los precios FOB para la campaña próxima se proyectan levemente por encima de los recibidos en la campaña actual, por lo que compensan parcialmente la caída en toneladas.

SOJA

El complejo soja, considerado el principal complejo exportador del país, se espera para el ciclo 2021/22 que el valor de las exportaciones se mantenga prácticamente idéntico al estimado para el ciclo actual, alcanzando US$ 21.470 millones.

Para la oleaginosa,se espera un leve recorte en los precios FOB de exportación para los principales productos son compensados casi en totalidad por el incremento en el volumen proyectado a exportar.

El poroto de soja alcanzaría US$ 3.520 millones, un 33% más que en el ciclo actual. Esto se debe a que, en base a las estimaciones de producción, se proyectan exportaciones por 7,3 Mt, superando ampliamente los 5 Mt estimados para la actual campaña.

Los complejos girasol y cebada se apuntan con más de US$ 1.100 millones cada uno.

Por el lado de la harina, en el ciclo 2021/22 se exportarían 26,2 Mt, lo cual generaría un ingreso de divisas de US$ 10.124 millones, es decir, unos US$ 558 millones menos que los recibidos por las 26 Mt que se exportarán en la campaña actual. Por último, el aceite y el biodiesel alcanzarían exportaciones por 6.412 y 1.418 millones de dólares, respectivamente, levemente por debajo del guarismo estimado para el ciclo actual.

Los complejos girasol y cebada se apuntan con más de US$ 1.100 millones cada uno. Por el lado de la oleaginosa, las exportaciones de semilla de girasol se proyectan en US$ 91 millones, los despachos de pellets en US$ 183 millones y los de aceite en US$ 916 millones.

Para los tres productos, el valor de las exportaciones proyectado presenta una leve caída respecto del estimado para la campaña que corre, porque los precios de exportación presentan una caída que más que compensa el aumento de volumen.

De efectivizarse estas proyecciones, el Estado recaudaría en materia de derechos de exportación un total de US$ 8.400 millones, más de US$ 150 millones por encima del aporte estimado de la campaña 2020/21.

Además, podría llegar a ser el mayor monto que ingrese a las arcas del tesoro por este concepto de los últimos diez años. Otro punto para remarcar es que, dada la mayor producción y las mayores exportaciones, el maíz superaría los US$ 1.000 millones en aportes por DEX por primera vez en la historia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NAP