z171211a-2

#tituloOMC: El agro uno de los temas más calientestitulo# #detalle

En la cumbre volverá a tener un rol central por el proteccionismo del mundo desarrollado. Las negociaciones sobre alimentos y la producción agrícola ha sido históricamente uno de los puntos más conflictivos en el comercio internacional y en la Organización Mundial de Comercio (OMC) en particular.

El “libre comercio” que pregona el mundo desarrollado entra en una zona gris cuando se trata de la desregulación y desmantelamiento del proteccionismo en todas sus formas conocidas: subsidios directos, indirectos, barreras sanitarias, fitosanitarias y arancelarias.

En la XI Conferencia Ministerial que se desarrolla en Buenos Aires hay una agenda de al menos 20 ejes de conflicto no superados que crean tensiones entre los países desarrollados y los no desarrollados como la Argentina, Australia, Brasil, Nueva Zelanda y el resto de los países que integran el denominado Grupo Cairns.

Dicho grupo mantuvo reuniones la semana pasada con líderes del sector productivo con miras a la XI Conferencia. En una de ellas los miembros debatieron y acordaron una agenda común y elaboraron un documento para presentar a los ministros del Grupo Cairns.

El tema prioritario fue “la limitación y reducción de las ayudas internas que atentan contra la libre competencia del comercio. Además, solicitarán que se realicen los mayores esfuerzos para avanzar en mejorar el acceso a los mercados”, informó la SRA.

En el seno de la OMC las propuestas para el desmantelamiento de subsidios y otras medidas se convierten en un cerrojo para la apertura de otras negociaciones multilaterales en una agenda más amplia. Esa encerrona dificulta arribar a acuerdos en otros sectores y así convierte al capítulo agrícola en un desafío complejo de superar.

La agenda a tratarse tocará cuestiones de ayudas directas a productores, subsidios para la compra de alimentos por parte de los Estados, subsidios a la producción de algodón, barreras para arancelarias como medidas sanitarias y fitosanitarias, restricciones a las exportaciones y por ende de mercados por parte de los países desarrollados para protección de sus propios productores, así como mecanismos de salvaguardas para países en vías de desarrollo.

Tan proteccionista es la posición de los países desarrollado que se refleja en el intento de la firma del acuerdo bilateral entre los bloques del Mercosur y la UE en el que ya es casi un hecho que no habrá margen para los países americanos de una apertura de mercados generosa por parte del Viejo Mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Enfiteuta

detalle# #imagenhttp://informeagropecuario.com.ar/wp-content/uploads/2017/12/z171211a-2-820x486.jpgimagen#

OMC: El agro uno de los temas más calientes

En la cumbre volverá a tener un rol central por el proteccionismo del mundo desarrollado. Las negociaciones sobre alimentos y la producción agrícola ha sido históricamente uno de los puntos más conflictivos en el comercio internacional y en la Organización Mundial de Comercio (OMC) en particular.

El “libre comercio” que pregona el mundo desarrollado entra en una zona gris cuando se trata de la desregulación y desmantelamiento del proteccionismo en todas sus formas conocidas: subsidios directos, indirectos, barreras sanitarias, fitosanitarias y arancelarias.

En la XI Conferencia Ministerial que se desarrolla en Buenos Aires hay una agenda de al menos 20 ejes de conflicto no superados que crean tensiones entre los países desarrollados y los no desarrollados como la Argentina, Australia, Brasil, Nueva Zelanda y el resto de los países que integran el denominado Grupo Cairns.

Dicho grupo mantuvo reuniones la semana pasada con líderes del sector productivo con miras a la XI Conferencia. En una de ellas los miembros debatieron y acordaron una agenda común y elaboraron un documento para presentar a los ministros del Grupo Cairns.

El tema prioritario fue “la limitación y reducción de las ayudas internas que atentan contra la libre competencia del comercio. Además, solicitarán que se realicen los mayores esfuerzos para avanzar en mejorar el acceso a los mercados”, informó la SRA.

En el seno de la OMC las propuestas para el desmantelamiento de subsidios y otras medidas se convierten en un cerrojo para la apertura de otras negociaciones multilaterales en una agenda más amplia. Esa encerrona dificulta arribar a acuerdos en otros sectores y así convierte al capítulo agrícola en un desafío complejo de superar.

La agenda a tratarse tocará cuestiones de ayudas directas a productores, subsidios para la compra de alimentos por parte de los Estados, subsidios a la producción de algodón, barreras para arancelarias como medidas sanitarias y fitosanitarias, restricciones a las exportaciones y por ende de mercados por parte de los países desarrollados para protección de sus propios productores, así como mecanismos de salvaguardas para países en vías de desarrollo.

Tan proteccionista es la posición de los países desarrollado que se refleja en el intento de la firma del acuerdo bilateral entre los bloques del Mercosur y la UE en el que ya es casi un hecho que no habrá margen para los países americanos de una apertura de mercados generosa por parte del Viejo Mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Enfiteuta