250px-Soja_en_Siembra_Directa_sobre_rastrojo_de_Sorgo_Granífero

#tituloLas lluvias permitieron la siembra de los últimos lotes en Santa Fetitulo# #detalle

Las precipitaciones repercutieron en el maíz de primera, con marcado déficit hídrico, con un 35 % de afectación de su área sembrada.

La Bolsa de Comercio de Santa Fe, indicó que para la soja temprana las precipitaciones registradas en la última quincena de diciembre de 2017, cubrieron la demanda de los cultivares, que con el pasar de los días aumentó y las próximas etapas fenológicas a desarrollar serían las más demandantes en cuanto a agua útil de los suelos, los cuales están con la disponibilidad de humedad al día (justos), sin exceso o con cierta carga de agua en profundidad.

Se continuarán los monitoreos en los distintos departamentos del área de estudio, dado que la próxima etapa fenológica del cultivo, el comienzo de floración, y ante los pronósticos de altas temperaturas y ausencia de precipitaciones, se estaría definiendo la futura producción de soja. El estado sanitario fue bueno, sin inconvenientes hasta la fecha. Mientras tanto, para la soja tardía las precipitaciones registradas en la semana dieron condiciones de humedad a la cama de siembra, generando continuidad en el proceso de siembra en los departamentos del centro y la reanudación del mismo en los departamentos del norte del área de estudio.

En los departamentos del norte y especialmente General Obligado, se continuó con el monitoreo del cultivo ante los daños por el picudo de la soja, principalmente en lotes donde en la campaña anterior ocurrieron ataques de esta plaga. Se recomienda el monitoreo periódico de los lotes. La intención de siembra se estima similar que la superficie ocupada en la campaña 2016/2017, que fue de 515.000 ha. El grado de avance logrado fue del orden del 90 %, representando aproximadamente unas 463.500 ha, un 5 % de adelanto, que la campaña pasada, para esta misma fecha.

Las precipitaciones ocurridas en la segunda quincena de diciembre de 2017, fueron atenuando los efectos de las altas temperaturas y cubriendo las constantes demandas de los cultivos, en la medida que sus estados fenológicos lo requerían. Los montos pluviométricos fluctuaron entre los 05 a 75 milímetros en toda el área de estudio que comprende a los doce departamentos del SEA, con la característica de no haber tenido una cobertura homogénea en ellos, dice el informe semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, que difunden la Bolsa de Comercio de Santa Fe y el Ministerio de la Producción.

Las lluvias repercutieron principalmente en el cultivo de maíz de primera, con marcado déficit hídrico en su etapa crítica, con un 35 % de afectación de su área sembrada, con diferentes grados de impactos que influirían en los rendimientos finales. En menor grado y proporción en los cultivos de algodón y sorgo granífero – forrajero, que también expresaron síntomas de déficit hídrico, pero ante cierta rusticidad de los mismos, se estima que sea baja la incidencia en los rendimientos finales.

El proceso de siembra de soja de segunda y maíz de segunda continuó en algunos departamentos y se reanudó en otros, particularmente en los del norte, ante el mejoramiento de la disponibilidad de agua útil en la cama de siembra.

En cuanto al maíz temprano, las nuevas precipitaciones en la semana continuaron aportando milímetros de agua a la demanda del cultivo y con ello cierto alivio, con reacción positiva ante las etapas reproductivas en las que se encontraba. Se mantuvo la estimación con una disminución del potencial de rendimiento promedio del cultivo para esta campaña entre un 18 a 20 %, como consecuencia de la ausencia de precipitaciones en la primera quincena de diciembre de 2017, altas temperaturas diarias, déficit hídrico en el comienzo y pleno período crítico de los cultivares.

Esta situación se conservó y reflejó en un 5 % de superficie sembrada, que presenta un estado regular a malo, sin evidente recuperación; en un 35 % de los maizales el estado es de regular a bueno, y el 60 % restante mostró estado bueno a muy bueno hasta la fecha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agritotal

detalle# #imagenhttp://informeagropecuario.com.ar/wp-content/uploads/2018/01/250px-Soja_en_Siembra_Directa_sobre_rastrojo_de_Sorgo_Granífero.jpgimagen#

Las lluvias permitieron la siembra de los últimos lotes en Santa Fe

Las precipitaciones repercutieron en el maíz de primera, con marcado déficit hídrico, con un 35 % de afectación de su área sembrada.

La Bolsa de Comercio de Santa Fe, indicó que para la soja temprana las precipitaciones registradas en la última quincena de diciembre de 2017, cubrieron la demanda de los cultivares, que con el pasar de los días aumentó y las próximas etapas fenológicas a desarrollar serían las más demandantes en cuanto a agua útil de los suelos, los cuales están con la disponibilidad de humedad al día (justos), sin exceso o con cierta carga de agua en profundidad.

Se continuarán los monitoreos en los distintos departamentos del área de estudio, dado que la próxima etapa fenológica del cultivo, el comienzo de floración, y ante los pronósticos de altas temperaturas y ausencia de precipitaciones, se estaría definiendo la futura producción de soja. El estado sanitario fue bueno, sin inconvenientes hasta la fecha. Mientras tanto, para la soja tardía las precipitaciones registradas en la semana dieron condiciones de humedad a la cama de siembra, generando continuidad en el proceso de siembra en los departamentos del centro y la reanudación del mismo en los departamentos del norte del área de estudio.

En los departamentos del norte y especialmente General Obligado, se continuó con el monitoreo del cultivo ante los daños por el picudo de la soja, principalmente en lotes donde en la campaña anterior ocurrieron ataques de esta plaga. Se recomienda el monitoreo periódico de los lotes. La intención de siembra se estima similar que la superficie ocupada en la campaña 2016/2017, que fue de 515.000 ha. El grado de avance logrado fue del orden del 90 %, representando aproximadamente unas 463.500 ha, un 5 % de adelanto, que la campaña pasada, para esta misma fecha.

Las precipitaciones ocurridas en la segunda quincena de diciembre de 2017, fueron atenuando los efectos de las altas temperaturas y cubriendo las constantes demandas de los cultivos, en la medida que sus estados fenológicos lo requerían. Los montos pluviométricos fluctuaron entre los 05 a 75 milímetros en toda el área de estudio que comprende a los doce departamentos del SEA, con la característica de no haber tenido una cobertura homogénea en ellos, dice el informe semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, que difunden la Bolsa de Comercio de Santa Fe y el Ministerio de la Producción.

Las lluvias repercutieron principalmente en el cultivo de maíz de primera, con marcado déficit hídrico en su etapa crítica, con un 35 % de afectación de su área sembrada, con diferentes grados de impactos que influirían en los rendimientos finales. En menor grado y proporción en los cultivos de algodón y sorgo granífero – forrajero, que también expresaron síntomas de déficit hídrico, pero ante cierta rusticidad de los mismos, se estima que sea baja la incidencia en los rendimientos finales.

El proceso de siembra de soja de segunda y maíz de segunda continuó en algunos departamentos y se reanudó en otros, particularmente en los del norte, ante el mejoramiento de la disponibilidad de agua útil en la cama de siembra.

En cuanto al maíz temprano, las nuevas precipitaciones en la semana continuaron aportando milímetros de agua a la demanda del cultivo y con ello cierto alivio, con reacción positiva ante las etapas reproductivas en las que se encontraba. Se mantuvo la estimación con una disminución del potencial de rendimiento promedio del cultivo para esta campaña entre un 18 a 20 %, como consecuencia de la ausencia de precipitaciones en la primera quincena de diciembre de 2017, altas temperaturas diarias, déficit hídrico en el comienzo y pleno período crítico de los cultivares.

Esta situación se conservó y reflejó en un 5 % de superficie sembrada, que presenta un estado regular a malo, sin evidente recuperación; en un 35 % de los maizales el estado es de regular a bueno, y el 60 % restante mostró estado bueno a muy bueno hasta la fecha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agritotal