2018-02-19_152850

#tituloEfecto sequía: más de la mitad de la soja y el maíz está en condiciones críticastitulo# #detalle

Efecto sequía: más de la mitad de la soja y el maíz está en condiciones críticas Según un informe hay más de 13.000.000 de hectáreas implantadas con soja, maíz y girasol que mantienen una condición de humedad entre regular y mala. Temen pérdidas millonarias 19 de febrero de 2018 Hay más de 13.000.000 de hectáreas implantadas con soja, maíz y girasol que mantienen una condición de humedad entre regular y mala (Getty)

Al aumento del impuesto al inmobiliario rural se le suma otro factor que preocupa por estos tiempos y es la sequía, ya que podría traer aparejado grandes pérdidas económicas.

En el último Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) se destaca que el 58% del maíz, el 56% de la soja y el 45% del girasol presentan una condición de cultivo entre mala y regular. ¿Se revertirá el panorama después de las precipitaciones registradas hoy?

El parte de cada uno

En el reporte de la entidad porteña, se resalta que la soja continúa transitando etapas críticas frente a una condición de cultivo regular. Sin embargo, la proyección de producción se mantiene en 50 millones de toneladas para la campaña en curso, un 13% inferior al ciclo 2016/17. En este sentido, hay que poner atención al siguiente dato que la BCBA menciona: “Lluvias heterogéneas y mermas en las temperaturas atenuaron las pérdidas en la condición de cultivo respecto a nuestro informe previo”.

En lo que respecta al maíz también se mantiene la proyección de producción con destino grano comercial para la campaña 2017/18 en 39 millones de toneladas, una cifra similar a la recolectada durante la campaña previa, pero con un incremento de 300.000 hectáreas en el área sembrada.

Un dato no menor y que advierte sobre la situación es que a la fecha se logró cosechar el 1,1% de las 5,4 millones de hectáreas implantadas en la campaña actual y los primeros rendimientos se encuentran por debajo de las expectativas iniciales.

Los analistas de la BCBA compararon y advirtieron que el estrés hídrico afecta en mayor medida a lotes de soja que se encuentran entre diferenciación de vainas y comienzo de llenado de grano, mientras que lotes de maíz tardío aún no comenzaron a transitar el período crítico de definición de rendimiento. Por último, en relación al girasol, el reporte de la bolsa indica que el progreso nacional de cosecha alcanzó el 37,5 % de la superficie apta y el rinde medio se ubicó en 21,2 quintales por hectárea, permitiendo mantener la proyección de producción de 3.600.000 toneladas.

Luego de un 2017 de intensas lluvias que provocaron anegamientos en diferentes regiones del país, se registra una sequía prolongada que ya preocupa no sólo por el estado de la campaña gruesa 2017/18, sino también por los desastres que ha provocado en diferentes provincias en materia de incendios forestales.

Piden declarar la emergencia agropecuaria nacional de La Pampa, Mendoza y Chaco.

Si bien las intensas lluvias volvieron, se han hecho sentir en el norte de Argentina, especialmente en Chaco, donde hacía falta agua pero ha excedido la cantidad necesaria. Debido a este mapa de diferentes situaciones que presenta el país, la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios (CNEyDA), recomendó la declaración de la emergencia agropecuaria nacional para Chaco, Mendoza y La Pampa.

Durante un encuentro realizado en la sede de la cartera agroindustrial, los integrantes de la Comisión analizaron juntos al subsecretario de Coordinación Política, Hugo Rossi; y al director Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios, Javier Caniggia Bengolea, las diversas situaciones que atraviesan algunas regiones de las provincias de Mendoza, La Pampa, y Chaco, las cuales vieron afectada su capacidad productiva y el estado de los caminos.

A partir de la reunión se resolvió elevar al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, la recomendación para declarar la emergencia agropecuaria a nivel nacional.

Según detalló Agroindustria, los representantes de la provincia del Chaco presentaron el decreto provincial N° 141 que establece la declaración de estado de Emergencia y/o Desastre Agropecuario por 180 días a partir del 1 de febrero, para la agricultura, ganadería, horticultura, apicultura y pequeños productores de agricultura familiar, en los departamentos Comandante Fernández en su totalidad; Independencia para la Colonia, Pampa Napenay y Quitilipi, para las colonias General Paz y Uriburu, por la problemática de excesos hídricos ocurridos en enero.

Por incendios

En tanto, los funcionarios de La Pampa detallaron los alcances del decreto Nº 116 que declara el Estado de Emergencia y/o Desastre Agropecuario por incendios, a las explotaciones ganaderas afectadas en diversos lotes de departamentos ubicados en el este, centro, sur y oeste de la provincia, desde el 16 de enero al 30 de Junio de 2018.

Respecto a la provincia de Mendoza, sus representantes explicaron los principales puntos del decreto Nº 7 que establece la declaración de Estado de Emergencia y/o Desastre Agropecuario, para las propiedades rurales ubicadas en los departamentos General Alvear y San Rafael, por los efectos de los incendios.

 

detalle# #imagenhttp://informeagropecuario.com.ar/wp-content/uploads/2018/02/2018-02-19_152850-820x461.jpgimagen#

Efecto sequía: más de la mitad de la soja y el maíz está en condiciones críticas

Efecto sequía: más de la mitad de la soja y el maíz está en condiciones críticas Según un informe hay más de 13.000.000 de hectáreas implantadas con soja, maíz y girasol que mantienen una condición de humedad entre regular y mala. Temen pérdidas millonarias 19 de febrero de 2018 Hay más de 13.000.000 de hectáreas implantadas con soja, maíz y girasol que mantienen una condición de humedad entre regular y mala (Getty)

Al aumento del impuesto al inmobiliario rural se le suma otro factor que preocupa por estos tiempos y es la sequía, ya que podría traer aparejado grandes pérdidas económicas.

En el último Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) se destaca que el 58% del maíz, el 56% de la soja y el 45% del girasol presentan una condición de cultivo entre mala y regular. ¿Se revertirá el panorama después de las precipitaciones registradas hoy?

El parte de cada uno

En el reporte de la entidad porteña, se resalta que la soja continúa transitando etapas críticas frente a una condición de cultivo regular. Sin embargo, la proyección de producción se mantiene en 50 millones de toneladas para la campaña en curso, un 13% inferior al ciclo 2016/17. En este sentido, hay que poner atención al siguiente dato que la BCBA menciona: “Lluvias heterogéneas y mermas en las temperaturas atenuaron las pérdidas en la condición de cultivo respecto a nuestro informe previo”.

En lo que respecta al maíz también se mantiene la proyección de producción con destino grano comercial para la campaña 2017/18 en 39 millones de toneladas, una cifra similar a la recolectada durante la campaña previa, pero con un incremento de 300.000 hectáreas en el área sembrada.

Un dato no menor y que advierte sobre la situación es que a la fecha se logró cosechar el 1,1% de las 5,4 millones de hectáreas implantadas en la campaña actual y los primeros rendimientos se encuentran por debajo de las expectativas iniciales.

Los analistas de la BCBA compararon y advirtieron que el estrés hídrico afecta en mayor medida a lotes de soja que se encuentran entre diferenciación de vainas y comienzo de llenado de grano, mientras que lotes de maíz tardío aún no comenzaron a transitar el período crítico de definición de rendimiento. Por último, en relación al girasol, el reporte de la bolsa indica que el progreso nacional de cosecha alcanzó el 37,5 % de la superficie apta y el rinde medio se ubicó en 21,2 quintales por hectárea, permitiendo mantener la proyección de producción de 3.600.000 toneladas.

Luego de un 2017 de intensas lluvias que provocaron anegamientos en diferentes regiones del país, se registra una sequía prolongada que ya preocupa no sólo por el estado de la campaña gruesa 2017/18, sino también por los desastres que ha provocado en diferentes provincias en materia de incendios forestales.

Piden declarar la emergencia agropecuaria nacional de La Pampa, Mendoza y Chaco.

Si bien las intensas lluvias volvieron, se han hecho sentir en el norte de Argentina, especialmente en Chaco, donde hacía falta agua pero ha excedido la cantidad necesaria. Debido a este mapa de diferentes situaciones que presenta el país, la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios (CNEyDA), recomendó la declaración de la emergencia agropecuaria nacional para Chaco, Mendoza y La Pampa.

Durante un encuentro realizado en la sede de la cartera agroindustrial, los integrantes de la Comisión analizaron juntos al subsecretario de Coordinación Política, Hugo Rossi; y al director Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios, Javier Caniggia Bengolea, las diversas situaciones que atraviesan algunas regiones de las provincias de Mendoza, La Pampa, y Chaco, las cuales vieron afectada su capacidad productiva y el estado de los caminos.

A partir de la reunión se resolvió elevar al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, la recomendación para declarar la emergencia agropecuaria a nivel nacional.

Según detalló Agroindustria, los representantes de la provincia del Chaco presentaron el decreto provincial N° 141 que establece la declaración de estado de Emergencia y/o Desastre Agropecuario por 180 días a partir del 1 de febrero, para la agricultura, ganadería, horticultura, apicultura y pequeños productores de agricultura familiar, en los departamentos Comandante Fernández en su totalidad; Independencia para la Colonia, Pampa Napenay y Quitilipi, para las colonias General Paz y Uriburu, por la problemática de excesos hídricos ocurridos en enero.

Por incendios

En tanto, los funcionarios de La Pampa detallaron los alcances del decreto Nº 116 que declara el Estado de Emergencia y/o Desastre Agropecuario por incendios, a las explotaciones ganaderas afectadas en diversos lotes de departamentos ubicados en el este, centro, sur y oeste de la provincia, desde el 16 de enero al 30 de Junio de 2018.

Respecto a la provincia de Mendoza, sus representantes explicaron los principales puntos del decreto Nº 7 que establece la declaración de Estado de Emergencia y/o Desastre Agropecuario, para las propiedades rurales ubicadas en los departamentos General Alvear y San Rafael, por los efectos de los incendios.