Soja

#tituloLa oferta de soja disponible en Brasil y la Argentina no alcanzaría para abastecer este año la demanda de Chinatitulo# #detalle

Lo aseguran los analistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) ante la posibilidad de que el gigante asiático imponga represalias a los Estados Unidos y deje de comprar el grano de ese origen. 

“Las exportaciones totales de soja de Brasil y Argentina en la presente campaña 2017/18 podrían ascender a 70,5 y 7 millones de toneladas, respectivamente. Es decir, incluso si todo el saldo exportable de poroto de soja sudamericano se destinase a China, los despachos combinados de ambos países no alcanzarían a cubrir las necesidades de compra de esta nación”, explicó un informe elaborado por expertos de esa entidad. 

El documento analizó qué podría suceder en el mercado agrícola ante la escalada en la guerra comercial que mantienen los Estados Unidos y China.

Un nuevo capítulo de esa disputa se conoció hoy y afectó directamente al mercado de soja, “luego de que el gigante asiático anunciase que podría imponer un arancel del 25% a la importación de 106 productos estadounidenses, incluyendo al poroto, el maíz, la burlanda (un subproducto del bioetanol), el algodón, el trigo y la carne”.

Los analistas rosarinos recordaron que China es el principal importador mundial del poroto de soja, con una participación mayor al 60% de las compras mundiales.
Para la campaña 2017/18 este volumen de negocios representará casi 100 millones de toneladas.

“EN GENERAL, EL PAÍS ASIÁTICO IMPORTA CASI EL 50% DE POROTO DESDE BRASIL, ALREDEDOR DE UN 40% DESDE ESTADOS UNIDOS, Y EL 10% RESTANTE DESDE OTROS PAÍSES, MAYORMENTE ARGENTINA SEGUIDA DE PARAGUAY”, SE EXPLICÓ.

A la inversa, China es el destino del 60% de las exportaciones totales de soja de los Estados Unidos.

Para la campaña 2017/18 representaría un volumen total de 37 millones de toneladas, que ahora están en duda.

Para los expertos de la BCR, “puede parecer evidente que sería Brasil el principal ganador en lo que se refiere a ‘market share’ (participación del mercado) del comercio de la soja en grano”.

Pero aclararon que “también podría suceder que China opte por sustituir parte de la importación de poroto por el subproducto terminado”, lo que es decir que importe menos poroto y más harina y aceite.

“En este último caso, nuestro país, como principal exportador mundial de ambos bienes, podría ver mejorar sus colocaciones”, especularon.

De todos modos, el informe aclaró que toda la oferta combinada del Mercosur no alcanzaría para cubrir la robusta demanda china ante la ausencia de Estados Unidos, por lo menos en el corto plazo, presión que podría elevar los precios de la soja sudamericana.

“Sin embargo, es fundamental tener en cuenta que más allá de un incremento puntual en el precio de un producto, una guerra comercial entre las dos principales economías del mundo difícilmente dejará un saldo positivo en la economía global”, razonaron los especialistas.

TELAM/Agrolink
detalle# #imagenhttp://informeagropecuario.com.ar/wp-content/uploads/2018/04/Soja.gifimagen#

La oferta de soja disponible en Brasil y la Argentina no alcanzaría para abastecer este año la demanda de China

Lo aseguran los analistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) ante la posibilidad de que el gigante asiático imponga represalias a los Estados Unidos y deje de comprar el grano de ese origen. 

“Las exportaciones totales de soja de Brasil y Argentina en la presente campaña 2017/18 podrían ascender a 70,5 y 7 millones de toneladas, respectivamente. Es decir, incluso si todo el saldo exportable de poroto de soja sudamericano se destinase a China, los despachos combinados de ambos países no alcanzarían a cubrir las necesidades de compra de esta nación”, explicó un informe elaborado por expertos de esa entidad. 

El documento analizó qué podría suceder en el mercado agrícola ante la escalada en la guerra comercial que mantienen los Estados Unidos y China.

Un nuevo capítulo de esa disputa se conoció hoy y afectó directamente al mercado de soja, “luego de que el gigante asiático anunciase que podría imponer un arancel del 25% a la importación de 106 productos estadounidenses, incluyendo al poroto, el maíz, la burlanda (un subproducto del bioetanol), el algodón, el trigo y la carne”.

Los analistas rosarinos recordaron que China es el principal importador mundial del poroto de soja, con una participación mayor al 60% de las compras mundiales.
Para la campaña 2017/18 este volumen de negocios representará casi 100 millones de toneladas.

“EN GENERAL, EL PAÍS ASIÁTICO IMPORTA CASI EL 50% DE POROTO DESDE BRASIL, ALREDEDOR DE UN 40% DESDE ESTADOS UNIDOS, Y EL 10% RESTANTE DESDE OTROS PAÍSES, MAYORMENTE ARGENTINA SEGUIDA DE PARAGUAY”, SE EXPLICÓ.

A la inversa, China es el destino del 60% de las exportaciones totales de soja de los Estados Unidos.

Para la campaña 2017/18 representaría un volumen total de 37 millones de toneladas, que ahora están en duda.

Para los expertos de la BCR, “puede parecer evidente que sería Brasil el principal ganador en lo que se refiere a ‘market share’ (participación del mercado) del comercio de la soja en grano”.

Pero aclararon que “también podría suceder que China opte por sustituir parte de la importación de poroto por el subproducto terminado”, lo que es decir que importe menos poroto y más harina y aceite.

“En este último caso, nuestro país, como principal exportador mundial de ambos bienes, podría ver mejorar sus colocaciones”, especularon.

De todos modos, el informe aclaró que toda la oferta combinada del Mercosur no alcanzaría para cubrir la robusta demanda china ante la ausencia de Estados Unidos, por lo menos en el corto plazo, presión que podría elevar los precios de la soja sudamericana.

“Sin embargo, es fundamental tener en cuenta que más allá de un incremento puntual en el precio de un producto, una guerra comercial entre las dos principales economías del mundo difícilmente dejará un saldo positivo en la economía global”, razonaron los especialistas.

TELAM/Agrolink